• Equipo MindEdu

Cuando hay ansiedad, la práctica de Mindfulness puede ayudarnos a estar con mayor tranquilidad

Actualizado: sep 14


La ansiedad es un estado de agitación, inquietud, inseguridad que puede verse provocado casi por cualquier cosa y nos desequilibra. A veces, puede suceder que nos sentimos abrumados por una ansiedad que no guarda proporción con la situación en la que nos encontramos. La práctica habitual de Mindfulness puede tener un impacto positivo sobre las reacciones de ansiedad.

“Con la práctica de Mindfulness, que es una forma de meditación, tu propia vida se convierte en el lugar para practicarla y todo lo que sucede dentro de ella, incluyendo el ‘voy a llegar tarde’ pasa a formar parte del plan de estudios que te enseñará a cómo recuperar el equilibrio”, explica Jon Kabat-Zinn, creador del Programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness en la Clínica de Reducción de Estrés de la Universidad de Massachusetts.


La pausa Mindfulness

Con la práctica de Mindfulness aprendemos a responder de manera más consciente cuando llega la ansiedad, en lugar de reaccionar automáticamente luchando contra las emociones, pensamientos o sensaciones físicas de agobio.

Desde la práctica, podemos hacer una pausa consciente, elegida, y abrir un espacio en el que poder observar nuestras sensaciones físicas, emociones y pensamientos desde una mayor apertura y curiosidad, al tiempo que nos ofrecemos una atención plena y amable.

Desde el equipo de MindEdu os proponemos realizar alguna de estas prácticas, que podéis encontrar en formato audio en nuestra web:

Pausa Consciente en momentos difíciles


Pausa Autocuidado para momentos difíciles



www.mindedu.es    info@mindedu.es

 

© 2020 Mindfulness en Educación - Madrid, España