• Equipo MindEdu

Cinco pasos para regular emociones difíciles con Mindfulness

Actualizado: sep 14



Cuando aparecen emociones difíciles, nuestra tendencia es evitarlas o ignorarlas, pero eso, sin darnos cuenta, solo nos genera más malestar. En lugar de caer en la evitación, la práctica de Mindfulness propone que, en lugar de rechazarlas, las afrontemos desde otro lugar.


Abandonamos la lucha mental y nos abrimos a ellas desde el cuerpo, aceptándolas, dejándolas estar. La tensión y rigidez son las señales de la aversión en el cuerpo. El hecho de llevar una atención amable hacia esas zonas (utilizando la respiración consciente), permitiendo su existencia, observándolas sin reaccionar, soltando, es lo que permite regularlas.


Cinco pasos para regular emociones difíciles a través del cuerpo

1.- Para y crea un espacio para abrirte a tus emociones. Empieza haciendo tres respiraciones profundas;

2.- Identifica la emoción, y si puedes, ponle un nombre;

3.- Acepta tus emociones, ábrete a ellas, dales incluso la bienvenida, recordando que su naturaleza es impermanente;

4.- Localiza en tu cuerpo el reflejo de las emociones y lleva una atención amable hacia esa zona del cuerpo, respirando con las emociones;

5.- Suelta el control sobre ellas. Permitirlas y observarlas (en el cuerpo) te permite regularlas. Una emoción no puede resolverse, solo sentirse.


www.mindedu.es    info@mindedu.es

 

© 2020 Mindfulness en Educación - Madrid, España