• Equipo MindEdu

Comienza el día con una actitud centrada en estar presente en el aquí y el ahora



Una mañana

(Rosemery Wahtola Trommer)

Una mañana

nos despertaremos

y nos olvidaremos de construir

esta pared que estábamos construyendo.

La pared entre nosotros,

la que hemos estado construyendo

durante años, quizás,

por un cierto sentido

de justicia y de límites

quizás también por costumbre.

Una mañana

nos despertaremos

y dejaremos que nuestras manos vacías

cuelguen hacia los lados.

Quizás se eleven,

como hacen a veces

las cosas vacías

cuando se las lleva el viento,

quizás, sencillamente

no puedan recordar cómo agarrar,

cómo enfadarse.


Nos despertaremos esa mañana

y habremos extraviado

todas nuestras teorías

de por qué y de cómo

y de quién le hizo algo a alguien.


Habremos traspapelado

todos los plazos

de cuándo y de qué

y no nos apresuraremos

a escribir de nuevo

esos planes y esas teorías.


En esa mañana

no habrá cambiado

mucho más

lo que florece

seguirá floreciendo,

lo que se marchita

seguirá marchitándose.


Habrá campos que arar

y trenes que cargar

y niños que alimentar

y trabajo que hacer

y en cada momento

en cada acción

sentiremos la necesidad de darte las gracias

y nos rendiremos al deseo de hacer una reverencia.


A veces, nuestras mañanas comienzan con prisas: suena el despertador y saltamos de la cama con estrés, casi sin respirar, pensando en la larga lista de actividades que nos esperan en el día. Introducir hábitos de Mindfulness nos puede ayudar a iniciar la jornada de una forma más relajada, consciente, estando presentes en el aquí y el ahora.



Desde MindEdu te invitamos a incorporar alguna práctica de atención plena cada mañana. Y así, cuando suene el despertador, en lugar de levantarte rápido, intenta tomar conciencia de tu respiración y de tu cuerpo. Si tienes quince minutos, te invitamos a realizar el escáner corporal:


Lavarse los dientes y ducharse

Cuando te laves los dientes, te invitamos a sentir el contacto de la pasta de dientes y el cepillo en tu boca, y si te duchas, presta atención a cómo el agua se desliza por tu cuerpo: ¿qué temperatura tiene?, ¿cómo suena?, ¿sientes el olor del jabón? Intenta estar en el aquí y ahora, relájate y disfruta.

El desayuno

Comenzar el día con un buen desayuno es uno de los primeros cuidados que recibe nuestro cuerpo. Te invitamos a detenerte un momento y observar los colores de los alimentos, el olor, la temperatura, la textura y mastica lentamente saboreando cada bocado.


Mindfulness y yoga

Si tienes media hora, otra buena forma de comenzar el día es realizar unos minutos de estiramientos, prácticas de movimiento atento o yoga.

Si prefieres, puedes salir a dar un paseo o correr. Sea cual sea el ejercicio que realices, presta atención a tu respiración y a cada movimiento que hagas con tu cuerpo.

El estudio o el trabajo

Si tienes que desplazarte al instituto, la universidad o puesto de trabajo, intenta ir tranquilamente, disfrutando el recorrido, observando la naturaleza y las personas que te rodean.

¿Cuál de los hábitos de atención plena te gusta más? ¿Por cuál te gustaría comenzar? Desde el equipo de MindEdu, te recomendamos empezar de a poco, quizás puedas elegir una práctica de Mindfulness y probar cómo te sientes. Es importante que te sientas a gusto y que incorporar este hábito te traiga bienestar.


(Imagen 1: Aaron Burden, Imagen 2: Ashley Byrd)

www.mindedu.es    info@mindedu.es

 

© 2020 Mindfulness en Educación - Madrid, España