Frustración en la adolescencia y Mindfulness

La frustración es un fenómeno muy frecuente en la adolescencia. Es una emoción habitual que se presenta en esta etapa en la que están encontrando su lugar, en la que se sienten mayores para algunas cosas pero pequeños para otras… Aprender a tolerar la frustración les ayudará a mejorar sus relaciones y su rendimiento académico.


¿Cuáles son las causas que generan frustración?

Algunas de las causas que generan frustración en los adolescentes es el estrés en el instituto, las expectativas de los padres, la necesidad de encajar en el grupo de iguales, de encontrar su lugar… Recuerdos propios como notas, enfados con los padres, al chico o chica que te gusta le gusta otra persona…


En el programa Atención, Motivación, Balance Emocional, Amabilidad y Resiliencia (AMBAR) una de las lecciones la dedicamos a aprender a relacionarnos con la emoción de la frustración de un modo más saludable.


Modo pensar

Cuando llega la frustración emerge el diálogo interno, la mente se llena de pensamientos y entra en un estado de rumiación: la mandíbula y el cuerpo se tensan, se acelera la respiración. Es como si en ese momento hubiéramos perdido el control: nuestra atención es capturada por todo este círculo vicioso que llamamos Modo pensar.


Modo sentir

Para salir del Modo pensar es necesario incorporar el Modo sentir: dejar que la atención vuelva a aterrizar en el cuerpo. Y eso lo hacemos a través de microprácticas de mindfulness en las que lleva la atención a la respiración o a diferentes partes del cuerpo.


Estas microprácticas de atención plena les ayudan a los adolescentes a manejarse en estas situaciones y poder salir de ese estado de rumiación mental y poder estar con mayor tranquilidad ante las dificultades propias de la vida.





12 vistas0 comentarios