¿Por qué los olores desencadenan intensos recuerdos?

Actualizado: ene 13

Por John McGann, profesor asociado del departamento de psicología de la Universidad de Rutgers y Rachel Herz, profesora adjunta de psiquiatría y comportamiento humano en la Universidad de Brown.




El delicioso aroma del pan horneado que emana de las puertas abiertas de una panadería cercana puede actuar como un portal del tiempo, llevándolo instantáneamente desde una calle concurrida de Nueva York a un pequeño café en París que visitó hace años. Las partículas aromáticas, en general, pueden revivir recuerdos olvidados hace mucho tiempo. Pero, ¿por qué los olores a veces desencadenan recuerdos poderosos, especialmente emocionales? La respuesta corta es que las regiones del cerebro que se encargan de los olores, los recuerdos y las emociones están muy entrelazadas. De hecho, la forma en que su sentido del olfato está conectado a su cerebro es única entre sus sentidos.


La emoción de los aromas

Un aroma es una partícula química que flota a través de la nariz hasta los bulbos olfativos del cerebro, donde la sensación se procesa primero en una forma que el cerebro puede leer. Luego, las células cerebrales transportan esa información a una pequeña área del cerebro llamada amígdala, donde se procesan las emociones, y luego al hipocampo contiguo, donde tiene lugar el aprendizaje y la formación de la memoria.


Los aromas son las únicas sensaciones que viajan por un camino tan directo hacia los centros emocionales y de memoria del cerebro. Todos los demás sentidos viajan primero a una región del cerebro llamada tálamo, que actúa como una "centralita" y transmite información sobre las cosas que vemos, oímos o sentimos al resto del cerebro, nos cuenta John McGann, profesor asociado del departamento de psicología de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey.


Pero los aromas pasan por alto el tálamo y alcanzan la amígdala y el hipocampo en una "sinapsis o dos", dijo. Eso da como resultado una conexión íntima entre emociones, recuerdos y aromas. Esta es la razón por la que los recuerdos desencadenados por los aromas en comparación con otros sentidos se "experimentan como más emocionales y evocadores", dijo Rachel Herz, profesora adjunta de psiquiatría y comportamiento humano en la Universidad de Brown y autora del libro The Scent of Desire. Un aroma familiar, pero olvidado hace mucho tiempo puede incluso hacer llorar a la gente, agregó.


La relación entre el olfato y la memoria también se extiende a los problemas de salud relacionados con la memoria. Un sentido del olfato disminuido a veces puede representar un síntoma temprano de afecciones relacionadas con la pérdida de memoria, como la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, pero también puede ser el resultado del envejecimiento, dice McGann.


Este extraño enredo de emociones y aromas en realidad puede tener una explicación evolutiva simple. La amígdala evolucionó a partir de un área del cerebro que originalmente se dedicó a detectar sustancias químicas, dijo Herz.


"Las emociones nos hablan de cómo abordar ciertas cosas y evitar otras, y eso es exactamente lo que hace el sentido del olfato también". "Entonces, ambos están íntimamente conectados con nuestra supervivencia". De hecho, la forma en que usamos las emociones para comprender y responder al mundo se asemeja a cómo los animales usan su sentido del olfato, agregó Katz. Por lo tanto, la próxima vez que un olor a perfume te haga llorar por o se extienda una amplia sonrisa en tu rostro después de oler un pastel casero, puedes agradecer o culpar a la forma en que tu cerebro organiza su información sobre un antiguo andamio.


(Traducción realizada por María de Mena, fundadora de Mindfulness en Educación)

30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

www.mindedu.es    info@mindedu.es

 

© 2021 Mindfulness en Educación - Madrid, España