Reducir la generación de residuos está al alcance de nuestras manos



“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”. La frase se atribuye al escritor uruguayo Eduardo Galeano, aunque algunos investigadores la trasladan hasta el siglo XVIII para poner términos similares en boca de San Juan Bautista de La Salle.


Mindfulness en Educación surge de una nueva visión de la educación: no se trata solamente de transmitir conocimientos sino también de acompañar a otras personas en su desarrollo, ofreciéndoles un contexto de aprendizaje enriquecido en el que puedan hacer crecer sus potenciales para tener una vida plena en un planeta sano.


Se estima que de aquí a 2050, la producción mundial de basura aumentará en un 70 por ciento, según datos del Grupo del Banco Mundial. Si desde hoy mismo no cambiamos nuestros hábitos, el volumen de desechos que se produce a escala mundial seguirá creciendo de manera exponencial.


Cuando se trata de hacer frente a los residuos, puede resultar difícil saber por dónde empezar. Pero si comienzas a hacer pequeños cambios en tu vida, con conciencia y atención plena, puedes reducir la repercusión negativa del consumo y participar activamente en el cuidado de nuestro planeta.


¿Cómo incluir el cuidado del medioambiente en nuestro día a día?


En el Día Internacional del Reciclaje te invitamos a unirte a Trash Hack, una iniciativa lanzada por la UNESCO que consiste en realizar pequeños gestos orientados a reducir la producción de residuos con el fin de cambiar los hábitos y formas de vida de las comunidades, mediante la Educación para el Desarrollo Sostenible.


La aplicación de esta propuesta puede ser diferente para cada persona, según su estilo de vida, su lugar de residencia y su situación personal. Puedes preguntarte: ¿Cómo puedo aplicar Trash Hack en mi vida? ¿Cuántos residuos produzco? ¿A dónde van esos desechos? ¿De dónde viene la basura que se acumula en mi barrio?


Paso 1: Comienza por ti mismo

1. Mira lo que contiene tu bolsa de basura;

2. Recicla los desechos alimentarios;

3. Recicla tu botella de agua;

4. Repara en lugar de reemplazar;

5. Compra al por mayor siempre que puedas;

6. Usa tu propia bolsa.


Paso 2: Comienza por acciones simples manteniendo siempre en mente tu objetivo final.


Paso 3: Se coherente y paciente.

A veces hay dificultades para iniciar un cambio. Al principio, podemos impacientarnos o nos puede resultar artificial, pero con el tiempo te acostumbrarás y formará parte de tus hábitos cotidianos.


Paso 4: Hazte oír.

Comparte tus acciones con el resto de personas, familia, amigos y vecinos para que también puedan reflexionar, cuestionar sus propias acciones y crear un cambio social profundo y sostenible en el tiempo.


Las escuelas y el medioambiente


La UNESCO ha elaborado la guía «Trash Hack»: educación para el desarrollo sostenible a través de la acción, dirigida especialmente a los docentes con el objetivo de animar a los alumnos a encontrar los medios para rastrear los desechos en sus aulas, escuelas, comunidades y hogares.


Puedes descargar la Guía AQUÍ