El síndrome de burnout en la docencia



¿Qué es el Burnout?


El Síndrome de Burnout, de origen anglosajón, en español significa “quemado”, y es también conocido como síndrome de desgaste ocupacional o profesional. Es el estado de agotamiento físico, mental y emocional que experimenta una persona como consecuencia de una presión prolongada ante factores estresantes emocionales o interpersonales relacionados con la ocupación o el trabajo.


Este estado normalmente resulta de una sobrecarga por exigencias de energía, recursos personales y fuerza emocional del trabajador en un clima laboral difícil.


El Síndrome de Burnout es una situación que se va generando progresivamente hasta desembocar en un estado de incapacidad para continuar con el trabajo habitual.


Suele ser muy común en personas que cuidan de otras o en profesiones que implican dedicación y entrega hacia terceros como las relacionadas con la educación o la sanidad.


¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Burnout?


  1. Sensación de falta de energía y sensación de agotamiento desde que comienza la jornada laboral.

  2. Sentimiento de frustración y fracaso al no conseguir los resultados deseados a pesar del esfuerzo invertido en las tareas.

  3. Impaciencia, estado mental negativo, irritabilidad, llegando a distanciarse de los alumnos y de los compañeros de trabajo.

  4. Dificultad para concentrarse en el trabajo y después para relajarse o desconectar al finalizar la jornada laboral.

  5. Sensación de no tener recursos ante las demandas emocionales de los alumnos o compañeros, faltando fuerzas para seguir atendiendo a las relaciones con los ellos.

  6. Presencia de dolores físicos, e incluso de enfermedades psicosomáticas, como, dolores de cabeza y musculares, mareos, dificultades para dormir, peso, desórdenes gastrointestinales, problemas de piel o infecciones.

  7. Y lo más preocupante es que cada vez hay más docentes que declaran sentir esta continua sensación de agotamiento profesional.


¿Cuáles son causas del estrés prolongado en la docencia?


1. La relación con el alumnado es complicada:

a. Clases cada vez mayores con más alumnos con dificultades de aprendizaje para las que no tienes preparación específica.

b. Falta de motivación del alumnado,

c. Falta de disciplina de los alumnos, cierta violencia verbal o incluso física hacia los profesores.


2. La relación con las familias. son una fuente de conflicto. Hay poca comunicación.


3. La relación con los otros profesores a veces es difícil


4. Los medios y recursos a tu disposición son siempre escasos


5. La burocracia es cada vez mayor, más y más papeleo e informes…. y nuevas leyes educativas.


6. Falta de reconocimiento social tanto como profesión como monetaria, a pesar de tu rol


Para evitar el Síndrome de Burnout necesitamos un sistema de apoyo emocional:

  • Apoyo que provenga de la propia comunidad educativa, que pocos centros ofrecen

  • Apoyo emocional que desarrollamos nosotros mismos, a través, por ejemplo, de la práctica de mindfulness.

Frente al estado de agotamiento mental, físico y emocional, producido por la involucración crónica en el trabajo es indispensable que los docentes desarrollen mecanismos que les permitan prevenir las potenciales causas del burnout.


Pautas para no caer en el Síndrome de Burnout